El Automonitoreo

Hasta la invención y desarrollo de los glucómetros portátiles, las personas con diabetes debían supeditarse al laboratorio clínico para poder tener información sobre los valores de sus niveles de azúcar (glucosa) en la sangre. Esto por supuesto restringía la cantidad de información que una persona podía tener sobre esos valores ya que ir todos los días al laboratorio clínico y someterse a la extracción de sangre con aguja en la vena no es algo fácil y menos aún realizarlo varias veces durante el día.

Los glucómetros portátiles liberaron a las personas con diabetes de esa esclavitud. Hoy en día, las mediciones se pueden realizar en cualquier parte y gracias a los desarrollos modernos, la toma de muestra es prácticamente indolora por el mínimo tamaño de muestra que se necesita (con algunos glucómetros algo tan pequeño como 0.3µl).

Sin embargo, nos han quedado rezagos de hábitos de las visitas al laboratorio clínico, como el medirse solo esporádicamente. Muchas personas tienden a medirse los niveles de glucosa en la sangre una vez al día, o a la semana, incluso una sola vez al mes, como se hacía cuando se dependía del laboratorio clínico. Esta es una conducta equivocada porque la cantidad de información que da este tipo de mediciones es mínima. La gran ventaja de los modernos glucómetros es que permiten realizar mediciones con mayor frecuencia facilitando la recolección apropiada de la información necesaria para el manejo adecuado de los niveles de azúcar en la sangre.

Veamos el porqué. Los niveles de glucosa en la sangre no son constantes a lo largo del día, están cambiando permanentemente todo el tiempo, dependiendo de nuestro nivel de actividad, de los alimentos que comamos, de nuestro estado de ánimo y de muchos factores más. Y por supuesto para una persona con diabetes, de los medicamentos que esté utilizando para controlar esos niveles de azúcar en la sangre (antiglucémicos orales, insulina, etc).

Si una persona, por curiosidad, quisiera ver cómo cambian sus niveles de azúcar en la sangre en, por ejemplo, una hora, podría medirse durante esa hora varias veces, digamos, cada diez minutos, y vería que los niveles de glucosa cambian en cada medición, aumentando o disminuyendo de acuerdo con la condición metabólica en que esté durante las mediciones, es decir si las mediciones las hace luego de ingerir alimentos, los resultados van a estar subiendo, pero si las hace durante un periodo de ejercicio seguramente van a estar bajando.

De esto podemos concluir que una sola medición solo nos da la información del nivel de glucosa en la sangre en un momento dado, pero no nos indica qué está pasando con los niveles de glucosa a lo largo del día y menos aún como está respondiendo la medicación a las cargas de glucosa que significa la ingesta de alimentos. Y esta es la parte más crítica del control de los niveles de azúcar en la sangre ya que al comer los niveles de azúcar en la sangre se incrementan y para un adecuado control es necesario saber si luego de dos horas de haber terminado de comer esos niveles han bajado a aquellos que se tienen como meta.

Lamentablemente, muchas personas no tienen esto presente y pueden estar siendo afectadas por niveles elevados de glucosa en la sangre durante muchas horas del día sin saberlo.

Una adecuada medición de los niveles de glucosa en la sangre implica por lo menos una medición antes de cada comida y otra medición pasadas dos horas de haber terminado cada comida. Esto nos dará la información necesaria para saber si el manejo que le estamos dando a la diabetes está funcionando o si es necesario realizar ajustes en el tratamiento.

Algunas recomendaciones en el automonitoreo:

[checklist]

  • No se haga la punción en la yema del dedo, es una zona con muchas terminaciones nerviosas y duele. La punción se puede hacer sin dolor en los lados del dedo, cerca de la uña.
  • Las lancetas solo se deben utilizar para una punción. No las reutilice, se contaminan y pueden afectar sus mediciones siguientes además de que pueden ser una fuente de infección.
  • No utilice alcohol para desinfectar la zona de toma de muestra. El alcohol altera los resultados. Lávese las manos con agua y jabón y séquelas bien, luego tome la muestra sin aplicar desinfectantes.
  • Para un mejor flujo de sangre a la zona de punción frote sus manos para calentar la piel.
  • Al tomar la muestra trate de que la tira reactiva toque solo la sangre y no la superficie del dedo, debe permitir que la gota de sangre sea absorbida libremente por la tira de prueba.
  • La hemólisis (destrucción de los glóbulos rojos) afecta las mediciones de glucosa en la sangre. Evite arrastrar la tira de prueba sobre la gota y sobre el dedo para que no se produzca hemolisis.

[/checklist]

Artículos Relacionados:

SinAzucar.info

SinAzucar.com.ve es un portal dedicado al cuidado y control de la diabetes, con información, noticias, avances, recetas y muchas cosas más para ayudarte a mejorar tu condición de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No Banner to display